User Profile

Profile Image

Kendall Parker

Bio Statement Vagina eléctrica

Si has acudido a nuestra tienda Online es porque estas interesado en comprar el modelo mas barato de Vagina eléctrica, de todos los artículos que tenemos en nuestra selección que tras muchas horas de trabajo e investigación hemos hemos seleccionado para ti con la mejor calidad precio.

VER OFERTA

GHH Masculino Eléctrico Manos Libres Mastùrbator Artificial Vágina Anál Mastùrbator Vibrante Coño...

Comprar Vagina eléctrica nunca ha sido tan accesible y con una calidad excepcional que puedes encontrar solo aquí.

Lorena y Javier hace meses que solo se ven por las pantallas de sus ordenadores portátiles. Habrían olvidado el olor, el tacto de la piel del otro de no ser por los años de relación que se alojan en sus memorias. Ella emigró. Como tantos. Él se quedó atado a la hipoteca. Ambos mitigan sus apetitos en soledad, imaginando un futuro en el que además de verse puedan tocarse, olerse, sentirse… A través de una pantalla. Y puede que ese futuro esté muy cerca.

Flesh Light

En Dos Hermanas, Sevilla, unos inyectores colman de una gelatina viscosa un molde con forma alargada. La masa caliente chorrea en forma de cera. Huele a industria, a aceites. Rafael, un trabajador grandote con abundante barba y prominente barriga, va comprobando cómo al enfriarse en las hormas de aluminio la sustancia de color carne va fraguando, tomando cuerpo. Nunca mejor dicho.

Al desmoldar, Rafael muestra una manga rosácea y brillante, un tanto flácida pero consistente. “Me pasé mucho tiempo sin querer decir donde trabajaba”, confiesa el operario mientras desenfunda el producto de las hormas. “Decía que era una empresa de látex, de silicona… pero poco más”, añade ya sin vergüenza, mirando de reojo el fruto de su esfuerzo, una figura tubular y sintética, acabada en uno de sus extremos en la forma inequívoca del exterior de una vagina, una vulva tallada, con su clítoris y sus prominentes y rugosos labios mayores y menores.

En la fábrica de Fleshlight, unos inyectores colman de una gelatina viscosa un molde con forma alargada. Go to the website. Así se crean 500.000 ejemplares de estos juguetes sexuales cada año.

Fernando Ruso “De primeras es un cachondeo, mis amigos se creen que aquí estamos todo el día tocando y mirando, pero esto es ya algo monótono”, explica Rafael Nieto Amores, con seis años de experiencia haciendo vaginas. “Menos cuando llega un fichaje nuevo, entonces sí que comentamos las formas…”, comenta. —¿Cuál es su favorita? —Una de las que más se vende, la Stoya, que sigue siendo la campeona. Y a mí me gusta la que más se vende. Porque cuanto más se venda, más futuro tendrá la empresa.

Sus amigos, cuenta Rafael, bromean pidiéndole una demostración del producto. “Se creen que esto es como coger naranjas”, apunta. Y esperan a que se presente a la reunión con un par de kilos. “Todavía no estamos preparados para este tipo de producto, la gente se sorprende muchísimo; cuando empecé nunca pensé que esto se vendiese, pero se vende”. Y mucho.

Mamadou Barry tiene 30 años y es de Guinea-Conakri. Se encarga de preparar los pedidos.

Fernando Ruso —¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo? “Siendo musulmán —detalla Mamadou—, este tipo de trabajo es un poco chocante para la familia, también para mí; pero desde que lo probé…”. —Desde que probó ¿qué? —El FleshLight. —Es una maravilla. Hay que probarlo. No puedo describirlo, porque si no la gente no lo compra. Y esto hay que experimentarlo.

Mamadou, como su compañero Rafael, también ocultó a los suyos su misterioso trabajo. “Le decía que era una empresa de preparación de paquetes, hasta que poco a poco le fui contando la verdad. Creían que era una broma mía”, explica sonriente este tipo grandullón. Las dudas en su familia se disiparon cuando visitaron la fábrica. “Vieron que era una cosa seria. Y lo aceptaron”.

.
x
Message